Sophie Kinsella – 2007

La reina de la casaSipnosis

“Me llamo Samantha, tengo veintinueve años y en mi vida he horneado un pastel. Tampoco sé poner una lavadora y mucho menos coser un botón. Lo que sí sé es modificar un contrato financiero y ahorrarle a mi cliente treinta millones de libras.”

Emprendedora y eficiente abogada de la City londinense, Samantha no sólo adora su trabajo sino que vive para él. Adicta al estrés y la presión extrema, ha llegado hasta el punto de enviar y recibir emails durante las sesiones de relajamiento con su terapeuta. La adrenalina es su combustible y convertirse en socia de un prestigioso bufete su objetivo declarado. ¡Qué menos! Y cuando está a punto de conseguirlo surge la catástrofe en forma de un error, pero no un simple error, sino un error garrafal que cae sobre su persona como un meteorito. ¡Madre mía, trágame tierra! ¿Qué hacer? Pues huir, huir lo antes y lo más lejos posible, y tan lejos que en su ofuscación acaba ocupando el puesto de ama de llaves en una aristocrática mansión. Ni ella misma se lo cree… ¿Cómo puede haberle ocurrido? ¿Ha sido su culpa o tal vez alguien…? Tiempo habrá de analizar lo sucedido, puesto que antes hay que salir del infierno doméstico en que se ha metido: lavadoras, plancha, infinidad de cacharros y utensilios, y una amplia cocina le reclaman demostrar sus presuntas habilidades. ¿Logrará Samantha triunfar en su nuevo e inaudito oficio? ¿Llegará algún día a ser la reina de la casa?.

 

Opinión personal

Genial. No se puede dejar escapar un libro como este si quieres pasar un buen rato. Tiene las gotas de humor, de enredo, de histeria, de comedia romántica… que combinadas proporcionan una lectura mas que agradable.

 

Música relacionada con la novela 

Me imagino haciendo cola con los protagonistas de The Full Monty. Haciendo cola en la oficina del paro, moviendo las caderas al compás de Hot Stuff.

estaba demasiado ocupada buscando su CD de Celine Dion y no me fijé en los alrededores.

 

Mas datos sobre la novela

Ahora no me parece oportuno mencionar el aceite para baño  Jo Malone!. Ni ahora ni nunca, vaya.

Mientras circulamos por el Strand, miro mi reloj. Las siete cuarenta y dos.

Maxim’s es un restaurante muy pijo: suelos de wengue, mesas de acero e iluminación ambiental.

Maxim´s

—. Me gustaría entrevistarte. «Por qué elegí Cotswolds para esconderme», ya sabes.

El simple hecho de regresar a Londres ya me ha conmocionado. La ciudad no es tal como la recordaba. Me sorprende lo sucia que está. Lo deprisa que va todo el mundo. Este mediodía, al llegar a Paddington, casi me mareo viendo a la multitud de gente

Cuando lo pienso, se me retuerce el estómago. Ahora entiendo por qué los delincuentes trabajan en equipo cuando dan un golpe. Ahora mismo me vendría bien ver Ocean’s Eleven para animarme un poco.

Sentada en el tren de regreso a Gloucestershire, bebiendo vino para tranquilizarme, las palabras de Guy siguen resonando en mis oídos.

No, no me refiero… —Se frota la cara y me contempla con apuro. Lo miro a los ojos, y de pronto me invade la aprensión—. Samantha… Nathaniel se ha ido a Cornualles.

Anuncios